Castellón rural: la mejor guia

Castellón es la segunda provincia más montañosa de España; por tanto, en el interior de Castellón es fácil combinar el sabor del paisaje y cultura mediterráneos, con la grandiosidad de una naturaleza casi eurosiberiana. Además, los amantes del turismo cultural podrán disfrutar de la monumentalidad de sus antiguos pueblos, cargados de historia y peculiares tradiciones.

Desde nuestra web os resentamos esta guía con el ánimo de dar a conocer los establecimientos de nuestros asociados, a la vez que damos unas cuantas pinceladas sobre los pueblos, espacios naturales y senderos que nuestros visitantes podrán recorrer y disfrutar. Les proponemos que nos visiten y a cambio les ofrecemos una serie de vivencias naturales y culturales, que les van a dar la sensación de haber detenido el tiempo, a la vez que disfrutan de un trato, instalaciones y tecnologías contemporáneas.

Empezamos nuestro recorrido entrando en el interior de Castellón por el sur. Cerca del límite con la provincia de Valencia se encuentra el municipio de Torás, desde cuyo término municipal se disfrutan maravillosas vistas de toda la cuenca alta del río Palancia.

Seguimos nuestro viaje hasta Segorbe, municipio atravesado por el río Palancia y puerta de acceso a dos espacios naturales protegidos; la sierra Calderona en la zona sur y la sierra de Espadán en la zona norte. Ya en el Parque Natural de la Sierra de Espadán tenemos, en el extremo sureste a Azuébar y enclavado en su parte septentrional Ayódar. Así, desde estas cuatro poblaciones dominaremos la Sierra de Espadán, parque natural que forma parte de una sierra en las estribaciones del Sistema Ibérico y que separa las cuencas de los ríos Palancia al sur y Mijares al norte.

Un poco más al norte nos encontramos con Vilafamés, con su Museo Popular de Arte Contemporáneo, y Vall d’Alba, dos municipios que son puerta de entrada al Parque Natural del Desierto de las Palmas, una sierra litoral paralela a la costa, desde la que se disfrutan unas maravillosas vistas del mar Mediterráneo.

Desde estos municipios, en dirección al interior, llegamos a Vistabella del Maestrat, pueblo más elevado de la Comunidad Valenciana y puerta de acceso al Parque Natural del Peñagolosa, paraje en torno al macizo del mismo nombre, que con sus 1813 metros de altitud es un símbolo del territorio valenciano.

Desde aquí, paralelos a la provincia de Teruel, nos adentramos en las comarcas dels Ports y Maestrat por Vilafranca del Cid, donde se encuentra un museo dedicado a las construcciones de piedra en seco muy características de la zona. Desde aquí seguimos hacia Ares del Maestre y Torre D’En Besora, desde donde podemos contemplar joyas naturales como la Microrreserva de flora del Barranc dels Horts.

Siguiendo hacia el norte llegamos a Sant Mateu y a Xert, que contiene el caserío de Anroig, emplazadas estratégicamente entre la costa norte de Castellón y un interior más montañoso. En dirección a la zona costera se encuentra Sant Jordi, que cuenta con un excelente campo de golf.

Siguiendo la dirección hacia el interior más montañoso destacamos dos itinerarios. En el primero encontramos Catí, población cercana al Barranc de la Valltorta con más de veinte abrigos del arte rupestre levantino y MorellaXiva de Morella y Todolella, pueblos con un destacadísimo patrimonio monumental.

El segundo itinerario nos lleva hacia el Parque Natural de la Tinença de Benifassà, situado en la parte más septenrional de la Comunidad Valenciana. En este impresionante paraje destacan los municipios de Pobla de BenifassàCoratxar.

Además de los municipios y los espacios naturales cercanos, que atesoran excelentes valores naturales y paisajísticos, una excelente red de senderos nos acercan hasta los lugares más recónditos de las tierras castellonenses, los senderos de gran recorrido (GR7 que recorre la provincia por su interior de norte a sur, GR33 que desde la capital de la provincia llega hasta el ermitorio de Sant Joan de Penyagolosa, GR36 que parte de Nules para llegar a Montanejos atravesando el territorio de la Sierra de Espadán, y el GR10 que atraviesa la Sierra Calderona  por los términos de Altura, Segorbe y Sacañet) y junto a éstos numerosos senderos de pequeño recorrido (PR) y senderos locales (SL) harán descubrir paisajes y parajes que sorprenderán a los amantes de la naturaleza.

También, en combinación con la naturaleza, es posible gozar de gran cantidad de fuentes minero-medicinales que atesora la provincia de Castellón;  muchas de ellas son aprovechadas desde antiguo y algunas poseen instalaciones balnearias (Montanejos, la Vilavella y en fechas próximas Benassal y Navajas) en las que es posible disfrutar de la bondad de las aguas castellonenses a través de modernos tratamientos termales. Además de estos balnearios existen muchas más fuentes y aguas en las tierras castellonenses y no deja de ser muy recomendable la visita a las mismas para disfrutar de la calidad de sus frescas aguas en parajes naturales únicos que nos sorprenderán.

Si el patrimonio natural de las comarcas de Castellón es muy rico e interesante, no lo es menos su patrimonio cultural. Desde antiguo estas tierras han estado habitadas por el hombre como atestiguan las pinturas rupestres declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y que salpican la geografía provincial. Íberos, romanos y árabes habitaron estas tierras castellonenses de interior y dejaron su impronta en ellas. Más tarde la época de la reconquista supuso la refundación de muchas poblaciones.

Además, como ya hemos reseñado en algunos casos, en el interior de Castellón encontraremos localidades monumentales en las que disfrutaremos de notables construcciones tanto religiosas como civiles, y variados museos que presentan un rico patrimonio natural y artístico; también en nuestro recorrido encontraremos pequeños pueblos enclavados en lugares de gran belleza en los que pasear por sus recoletas calles y plazas se convierte en un placer en el que el viajero podrá descubrir la rica arquitectura popular que poseen estas tierras.

Castellón también es tierra de tradiciones y el bagaje de fiestas, romerías o peregrinaciones es amplio y sorprendente. Encontramos tradiciones antiquísimas como “els Pelegrins de les Useres”, el  Sexenni de Morella, las danzas guerreras de Todolella,  la espectacular fiesta de Sant Antoni en Vilanova d’Alcolea o la “Entrada de Toros de Segorbe”, declarada “Fiesta de Interés Turístico Internacional”.

La artesanía en sus múltiples expresiones tiene una buena representación en la provincia. Artesanía textil, de la madera, bastonería, cerámica, alfarería, cuero, forja, bisutería,… tiene cabida en manos expertas que, muchas veces, generación tras generación, han sabido guardar los secretos del proceso artesano.

También artesanos son muchos de los productos gastronómicos que podemos adquirir en los municipios del interior castellonense: jamones serranos, quesos, embutidos, cecinas, aceite, miel, pasteles, vino, son productos de gran calidad y que, elaborados de manera artesanal en pequeños obradores, forman parte de las recetas de la cocina del interior de Castellón. Una cocina rica en sabores que se adapta a los productos del terreno siguiendo recetas tradicionales o innovando nuevos conceptos gastronómicos partiendo de las mismas. Encontraremos en los municipios de Castellón un buen número de restaurantes donde poder degustar estos platos y apreciar el buen hacer de los profesionales del sector.

Creemos que en el apartado gastronómico cabe mencionar de manera destacada el papel que la trufa va adquiriendo en la gastronomía provincial (Castellón es una de la provincias españolas que más producción posee). El aroma del apreciado hongo perfuma y condimenta numerosos platos dándoles un sabor muy especial que cada vez es más apreciado.

Desde la asociación ATR-Castellón les deseamos mostrar este amplio patrimonio natural, monumental, cultural y gastronómico del interior de Castellón, junto con la oferta de alojamiento que posee nuestra asociación, en la que encontrarán desde hoteles ubicados en antiguos palacios, fábricas o masías, pasando por una amplia oferta de viviendas de turismo rural en masías o casas de los cascos urbanos de los municipios, que se adaptan a las necesidades de cada viajero y que convertirán la estancia en estas tierras, con una mezcla de sabor y sensaciones mediterráneas y continentales, en una inolvidable experiencia para todos cuantos nos visiten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *